Tecnología y Negocios

Como liderar la transformación digital en su empresa

Hace unos años, el sector de retail reconocía la importancia estratégica que tenían los rollos de film de las cámaras de fotos en las tiendas físicas. En este sector el tráfico es beneficioso. Los rollos de film tenían el potencial de tres visitas al negocio: una para comprarlo, otro para dejarlo para que lo revelen y luego para retirar las fotos. Esto significa tres oportunidades distintas para que el comprador compre algo adicional.

Cualquiera sea el sector, la mirada deber ser diferente. En lugar de solo focalizarnos en características y funciones del producto, se debe considerar la mejor respuesta para las necesidades de los clientes. Los mercados nunca son estáticos.

Como ejemplo podemos mencionar el caso Kodak, como muestra de lo que le pasa a las empresas cuando no evolucionan con los cambios tecnológicos y digitales. Lo irónico es que fue un ingeniero de Kodak quien creó el primer prototipo de cámara digital en 1975. Luego las cámaras se volvieron digitales, luego se fusionaron con los teléfonos celulares. La gente pasó de imprimir a postear y Kodak debió declararse en quiebra.

Sobran historias de empresas que no se adaptan con la rapidez suficiente a los cambios digitales. Por otro lado, surgen otras empresas líderes en el cambio como Uber. Airbnb. iTunes. Alexa. La convergencia de distintas innovaciones tecnológicas como – IoT, Big Data, aprendizaje cognitivo, análisis prescriptivo, técnicas de algoritmos, automatización – pueden ser instrumentales en los ecosistemas de cambios. Pero en realidad, ha sido la capacidad de satisfacer necesidades pendientes lo que logra la transformación del negocio. Imaginemos el posible cambio que puede surgir con la impresión 3D y los sensores en el campo de dispositivos médicos. O la definición del go to market, gracias a los drones, datos de las redes en tiempo real y realidad aumentada.

Si la empresa considera la transformación digital, o teme perder el momento del cambio, se deben hacer las siguientes preguntas:

  • ¿En qué negocio estamos actualmente? (No responder con productos, categorías o tecnologías). Definir el problema que le resuelven a los clientes. Algunas necesidades son tácitas. ¿Que temas siguen sin resolverse? ¿Existen diferencias entre los distintos mercados? ¿Qué pasa con los que no son clientes?
  • ¿Causaremos disrupciones o las sufriremos? Debido a la convergencia de tantas tecnologías emergentes y del aumento de la presión competitiva, el cambio es inevitable. El cambio solo continuará acelerándose. Pero la disrupción tiene el poder de cambiar mercados. Los que no participan enfrentan los mayores peligros. Hay que ser proactivo. Se deben buscar los cambios subyacentes de la demanda, posiblemente escondidos dentro de estrategias de segmentaciones de largo tiempo. Considerar solo lo que parece una anomalía en una primera mirada. Evaluar las jerarquías alternativas para ver si es una necesidad pendiente emergente.
  • ¡Qué capacidades únicas podemos ofrecer? Los interesados pueden aprovechar las oportunidades. Los clientes quieren ofertas cada vez más a medida. La proliferación de SKUs agrega complejidad, lo mismo que los servicios de valor agregado necesarios para brindar lo que el mercado precisa, donde se necesita y como lo quieren. Para los lideres, la cadena de suministro no puede considerarse solo un centro de costo. Brinda una voz crítica en la estrategia corporativa y diferenciación competitiva. Considerar el alineamiento de las operaciones utilizando métricas comunes para lograr el crecimiento.

 

El cambio puede ser inevitable. Pero también crea oportunidades únicas para redefinir el potencial. Kodak está ahora introduciendo una cantidad de nuevos productos que combina su historial con nueva tecnología. El mercado será en definitiva el que determina quién es el ganador, pero hay que seguir en el juego.

 

Los comentarios están cerrados.